¿Cuáles son los diferentes tipos de préstamos que existen?

Cuando estás en una situación en la que necesitas pedir préstamos de dinero quizás te sientas algo abrumado por todas las opciones que existen. 

Un hombre trabajando en su computadora

Hay instituciones con una larga trayectoria como los bancos para pedir préstamos de dinero que son muy seguras y son una fuente tradicional para pedir dinero prestado. Pero es muy probable que haya mucho papeleo, un largo periodo de espera y tendrás que tener un excelente historial crediticio. 

También hay otras opciones más modernas. Principalmente préstamos en línea. Estos son cómodos préstamos de dinero y son una forma para conseguir los fondos que necesitas sin tener que ir a ningún lado. De nuevo, tu historial crediticio es importante pero en realidad este es un buen método si quieres solucionar rápido el tema del papeleo.

Posiblemente estas son las dos opciones que puedes elegir. Pero también hay muchas subcategorías. Préstamos con tasas fijas, préstamos de consolidación de deuda, préstamos asegurados, préstamos no asegurados, hipotecas, todos los préstamos en línea, etc. 

Esto realmente depende de tu necesidad específica y de tu situación financiera, así podrás elegir el más adecuado para ti. En este artículo, damos un vistazo cercano a los préstamos (y a los préstamos en línea) que son asegurados por una garantía. 

No olvides revisar la tasa de interés

Cuando sacas un préstamo no solo pagas el dinero total que necesitabas. Siempre hay una tasa de interés que es dividida en todos tus pagos. Depende de muchos factores diferentes. El periodo del préstamo, tu historial crediticio, la cantidad de dinero que pidas prestada – todo esto juega un papel importante. Pero la regla general es, entre mayor sea el riesgo para el prestamista, mayor será la tasa de interés. Esto significa que si estás en una posición vulnerable – tus ingresos no son muy altos o hay algo en tu historial crediticio que no le gusta al prestamista – la tasa de interés será mayor. Esto, a su vez, significa que las personas en una mala situación reciben peores condiciones que aquellos en una situación más favorable.

Una manera para reducir este riesgo para el prestamista y obtener mejores condiciones para ti es asegurar tu préstamo. 

¿Qué es un préstamo asegurado?

Un préstamo asegurado significa que has pignorado algún activo por el préstamo. Esto le da al prestamista una seguridad que de otra forma estaría en forma de una mayor tasa de interés. 

Si fallas en realizar los pagos en el momento correcto, el prestamista tendrá la garantía para cubrir los gastos. Préstamos como estos son fáciles de obtener. Además, puedes obtener una mayor cantidad de dinero si tienes una garantía como respaldo – lo cual sería difícil de obtener si un respaldo. 

Algo muy importante a tener en cuenta son las cosas que quieras usar como respaldo. Las cosas que puedes usar para asegurar un préstamo pueden ser diferentes. Varían desde bienes raíces, cheques de pago, vehículos personales hasta incluso cuentas de inversión y cosas valiosas como objetos coleccionables o arte fino. 

¿Cómo puedo usar mi carro como garantía?

La mayoría de personas tiene un carro por eso generalmente la pregunta más común con los préstamos asegurados es “¿Puedo usar mi carro como garantía?” La respuesta corta es sí, sí puedes, pero hay algunas cosas que debes tener en mente.

Primero – revisa qué clase de seguro tiene tu carro. La mayoría de seguros cubren únicamente los daños que hagas al otro vehículo. Y lo contrario – cuando alguien causa un accidente, su seguro paga la reparación de tu carro.

Sin embargo, lo que los seguros regulares usualmente no cubren es el costo de las reparaciones de tu carro cuando tú causas el accidente. Asegúrate de también tener este tipo de seguro. De lo contrario, el prestamista no se beneficiará de la garantía si existe algún riesgo de que el vehículo pierda su valor comercial en caso de accidente o sin el seguro adecuado. Puedes agregar al prestamista como beneficiario en el contrato, lo que significa que este obtendrá el dinero si tu carro es dañado.

Por supuesto, tienes que recordar que no puedes vender el carro mientras sea usado como garantía. El prestamista se vuelve algo así como un copropietario hasta que termines de pagar el préstamo. Asimismo, es recomendable que hagas tus pagos según el cronograma de pagos y no te retrases en ninguno.

Si has decidido usar tu carro como garantía, tienes que hacer que lo evalúen primero. Generalmente puedes pedir prestado hasta el 50% del valor del vehículo. Después de haber sido evaluado puedes aceptar la oferta que más te sirva. 

Ya sea que uses o no una garantía, es importante estar seguro de que el prestamista es confiable. Credy trabaja con los socios más confiables del mercado.

El proceso de solicitud con Credy es sencillo. Solamente proporciona tu información personal y espera las ofertas. Cuando hayas recibido una oferta, elige la más idónea para ti. ¡Es así de fácil!

¿Estás listo para obtener tu préstamo al instante?

¡Consigue tu dinero ya!