¿Qué es la consolidación de deudas?

¿Cuáles son las desventajas de tener muchas deudas pequeñas?

Hoy en día, es difícil encontrar a una persona que no tenga una deuda de un tipo u otro. Muchas cosas en la vida solo son alcanzables con la ayuda de un préstamo. Estudiar en una buena universidad, comprar un auto, ser dueño de tu propia casa e incluso a veces irse en las vacaciones de sus sueños. Estar endeudado no es algo extraordinario, es un hecho común para la mayoría de la gente.

La vida moderna equivale a muchas obligaciones y carga mental. Cuando sumas todas las facturas, el papeleo, los trámites burocráticos y las tareas que tiene que realizar cada mes, puede ser un trabajo en sí mismo.

Sin embargo, todo ese deber adicional de tener en cuenta todas las pequeñas deudas que tiene que pagar cada mes puede tener resultados. Por ejemplo, si tienes un préstamo estudiantil, el pago mensual suele ser muy pequeño, pero lo tendrás durante mucho tiempo. Olvidar solo uno o dos pagos puede dañar tu calificación crediticia. ¿Cómo puedes hacerte la vida más fácil?

¿Podría reunificar mis deudas?

Una forma de facilitarse la vida es consolidar todas las deudas en solo una o dos más grandes. Esto significa que tienes muchas menos cosas para tener en cuenta y reduce drásticamente la posibilidad de que se pierda un pago. Esto último puede suceder fácilmente si tienes muchas cosas en mente con diferentes plazos.

Esta no es la única razón por la cual debes considerar consolidar tus deudas. Cuando tienes muchos préstamos pequeños, tienes muchas tasas de interés diferente. Estás pagando los intereses de cada uno de los préstamos que tienes. Cuando eliges consolidarlos, obtienes un préstamo, usualmente por un periodo más largo y con una tasa de interés menor. De esta manera podrías ahorrar dinero ya que solo pagarías los intereses de un solo préstamo.  En pocas palabras, tus múltiples deudas se combinan en una porción más grande de una, que generalmente tiene mejores condiciones de pago.

Otro beneficio sobre este tipo de arreglo es que generalmente no hay sanciones por devolver el dinero antes de tiempo. Si vendes tu propiedad, heredas dinero u obtienes un bono en el trabajo, puedes utilizarlo para reducir tu deuda sin perder una cantidad significativa en las tarifas.

¿Qué debes tener en cuenta cuando vas a reunificar tus deudas?

Si necesitas deshacerte del trabajo de tener que planificar todos los pagos cada mes, hay una opción para eso también. Muchas compañías de consolidación de deudas ofrecen este servicio. En vez de realizar todos los pagos por ti mismo, transfiere una suma de dinero y ellos mismos la distribuirán. De esta forma, tus deudas permanecen separadas, solo el pago en sí es el que se consolida. Esto es muy conveniente para las personas que no deseen obtener un solo préstamo que puede tener un periodo de devolución más largo, pero aun así desean deshacerse del deber de tener en cuenta una gran cantidad de plazos de pago cada mes.

Una gran cantidad de personas usa préstamos con garantía hipotecaria para consolidar sus otras deudas. Esto significa que están tomando dinero prestado aprovechando el valor de su hogar. Este tipo de préstamo a veces se denomina “segunda hipoteca”. Antes de comprometerte con este tipo de obligación, asegúrate de evaluar a fondo tu situación financiera. Si no pagas tu préstamo con garantía hipotecaria, tu casa puede estar en riesgo en algún punto.

Cuando hayas usado la consolidación para pagar tus tarjetas de crédito, puede ser tentador comenzar a usarlas nuevamente. No hacer eso, es una de las cosas clave que debes tener en cuenta cuando reúnes sus créditos. Va a anular los beneficios que obtengas de él y te dejara en una situación peor al final. El objetivo de reunificar las deudas más pequeñas es mejorar financieramente, no tener la libertad de obtener nuevas deudas.

Antes de consolidar, has tus cálculos. Puede parecer que siempre ganarás financieramente cuando decides reunificar tus deudas bajo un solo pago, pero vuelve a verificarlo. El periodo de pago de un préstamo más grande será más largo, por lo tanto, incluso si la tasa de interés es menor, es posible que no siempre pagues menos.

Calcula cuánto interés vas a pagar en total con tus obligaciones actuales y comparalo con el monto que estarías pagando con un préstamo más grande. La menor tasa de interés de un periodo de amortización más largo a veces puede ser engañosa. Es más pequeña, pero puede sumarse debido a la longevidad.

Además, considera si un periodo de amortización más largo es algo con lo que estás de acuerdo. Las personas son diferentes y sus necesidades financieras también son diferentes. Algunas personas están dispuestas a pagar más para deshacerse de la deuda más rápido. Otros prefieren pagos más pequeños, no muy notables, durantes un largo periodo de tiempo. Están bien con estar en deuda por más tiempo, siempre y cuando no afecte demasiado sus finanzas diarias. Sean cuales sean tus preferencia u opciones, asegúrate de pensarlo bien antes de vincularte con una nueva obligación financiera.

¿Debo ir a un banco para obtener un préstamo para reunificar?

Si has decidido reunificar tus deudas, no tienes que pasar por el laborioso proceso de papeleo en un banco. El proceso puede consumir una gran parte de tu tiempo y energía, y una escasez de eso es probablemente la razón por la cual decidiste reunificar en primer lugar.

Una buena alternativa es obtener el préstamo en línea. Hay compañías que ofrecen préstamos para los endeudados.

Credy es una compañía intermediaria de préstamos que trabaja con los mejores socios del mercado para garantizar las mejores tasas de interés en todo momento. No ofrecemos el prestamos nosotros mismos, sino que te reunimos con el prestamista más adecuado para ti.

Solicitar un préstamo con Credy es fácil y solo toma unos minutos. Solo necesitamos que completes un único formulario. Poco después de que se envíe la solicitud, recibirás una oferta de un prestamista y después de la confirmación, el dinero será transferido a tu cuenta. Después de eso, puedes pagar tus deudas más pequeñas y tener solo un pago mensual por el periodo que hayas elegido tu mismo.