Pros y contras de reunificar las deudas en una misma entidad

¿Cómo saber si debes demasiado?

El comportamiento financiero de todos es diferente. Lo que puede no ser mucho dinero para una persona, puede ser el presupuesto de un mes para otra. Esto no depende sólo de cuánto ganemos. También se relaciona más con la actitud de las personas hacia el dinero. Algunos necesitan tener al menos los ahorros de 6 meses para sentirse seguros y dormir bien. Otros pueden estar debiendo 6 meses de salario sin tener ahorros y no les preocupa nada.

Sin importar el estilo de vida ni los ingresos, hay algunas señales que indican que quizás estés debiendo demasiado.

¿Estás pagando tus facturas tarde y si lo haces es con dinero prestado? Esto es preocupante. Siempre debes tener dinero para necesidades básicas como tú alquiler y comida. No olvides que esto también incluye pagar tus alimentos con una tarjeta de crédito. Usar una tarjeta de crédito es usar dinero prestado. Cuando tienes que prestar dinero para comida, claramente estás más allá de tus medios. ¿O quizás te quedas despierto en la noche preocupándote por tu situación financiera y el hecho de que no tienes nada ahorrado? Otra mala señal. Está bien no tener ahorros en todos los momentos de tu vida, pero lo que no está bien es haberlos usado todos para pagar deudas – y que aun así sigas debiendo algo.

Sin embargo, una de las señales más alarmantes es que no estés seguro de cuánto debes exactamente. Tus deudas están por todos lados. ¿Alguna vez pensaste en consolidarlas todas en una sola entidad? Demos un vistazo para saber cómo esto puede ser útil.


¿Qué es la consolidación de deudas y por qué es una buena idea?

La consolidación de deudas significa que tienes un solo préstamo en vez de muchos préstamos pequeños. Significa un pago mensual y lo más importante – una sola tasa de interés. Es precisamente en esta última donde estarás ahorrando dinero.

También hay inconvenientes indirectos que surgen cuando se tienen muchas deudas pequeñas. Uno de ellos es que olvides alguna deuda por ejemplo. Esto genera una sanción por el retraso, lo cual aumenta tu carga financiera aún más.

Lidiar con préstamos múltiples también es una carga cognitiva considerable y además requiere mucho tiempo. Y como sabemos, el tiempo es valioso. Entonces, estarás perdiendo en todos los frentes al microgestionar tus obligaciones financieras.

En conclusión – hay bastantes ventajas al consolidar tus deudas con una sola entidad. No obstante, todas las decisiones financieras deben pensarse cuidadosamente. Por otro lado, demos una mirada cercana a las dificultades relativas de un préstamo de consolidación.


Por qué reunificar tus préstamos tampoco puede ser una buena idea

Por supuesto, Cuando tienes un préstamo firmas un contrato o acuerdo con una serie de términos. Dependiendo de la cantidad de dinero prestada muchas personas no prestan suficiente atención a lo que firman.

Siempre está la letra pequeña y una de las cosas que indica es la política de cancelación anticipada. Las instituciones que prestan dinero obtienen sus ganancias de la tasa de interés. Cuando pagas el dinero de manera anticipada ellos pierden la ganancia del interés. Siempre calcula cuánto ganarás consolidando y de cuánto es el costo de cancelación. Si este último es mayor que tu interés a largo plazo entonces quizás no sea buena idea hacer la consolidación.

Si el préstamo reunificado tiene un periodo de pago mayor al que tenía el préstamo inicial, en realidad terminas pagando más porque la tasa de interés se alarga. Reunificar sólo es recomendable si el pago del interés termina siendo menor. Entonces realmente necesitas sentarte y calcular cuál es la mejor opción en tu circunstancia particular. Si puedes permitirte el pago de una suma mayor por un periodo de tiempo menor, entonces posiblemente ganes en relación con las cantidades pagadas por el interés.


Quiero consolidar mis deudas ¿cómo lo hago?

Si has decidido reunificar tus deudas posiblemente lo primero que se te venga a la mente es ir al banco. Sin embargo, este proceso puede requerir de mucho tiempo.

Una buena alternativa es obtener un préstamo en línea. Es más rápido y menos molesto. Además, el papeleo es menor.

Credy es una empresa intermediaria de préstamos que trabaja con los mejores socios en el mercado para garantizarte las mejores tasas de interés en todo momento. Nosotros mismos no ofrecemos el préstamo pero te pondremos en contacto con las entidades adecuadas.

Solicitar un préstamo con Credy es fácil y toma sólo unos cuantos minutos. No hay que llenar largos formularios. Simplemente proporciona tu nombre, número de identificación personal, correo electrónico y número de teléfono. Después, recibirás una oferta de un prestamista en breve. Cuando hayas confirmado la oferta, el dinero será transferido a tu cuenta.

Así podrás pagar tus deudas más pequeñas y tener sólo un pago mensual por el periodo de tiempo que hayas elegido.