¿Por qué el banco me niega un préstamo?

Solicitar un préstamo puede ser un proceso difícil. Hay mucho papeleo para rellenar, tienes que hablar con los asesores bancarios, reunir documentos de tu trabajo para presentar en el banco y mucho más. Al final de todo esto, es posible que aun así te nieguen el préstamo. Por supuesto, esta es una situación muy frustrante. En especial si tienes un trabajo e ingresos estables. ¿Por qué los bancos hacen esto? En realidad, puede haber muchas razones por las que tu solicitud no tuvo éxito a pesar de tener ingresos estables. Veamos algunas.

Tienes un mal historial crediticio

Esta es la razón principal por la que te pueden negar un préstamo. Un banco mira tú historial crediticio meticulosamente y no sólo el año pasado. Mira más allá de eso. Incluso los errores más pequeños pueden ser una señal de alerta.

banco-niega-prestamo

Tu historial crediticio se evalúa mediante tu puntuación crediticia. Los bancos han elaborado sistemas y algoritmos para tener ese número. No tienen en cuenta sólo el dinero que has pedido prestado. Observan con qué frecuencia lo haces, cuáles son las cantidades y especialmente – si tienes problemas pagando el dinero. Es por eso que una factura olvidada puede tener su revancha silenciosa al solicitar préstamos. Quizás la hayas olvidado, sí, pero la empresa no y ha presentado una queja contra ti. Este proceso a menudo es tan automático que no te das cuenta sino hasta tiempo después o hasta que sea demasiado tarde en este caso.

Entonces siempre revisa que hayas pagado tus facturas, que no tengas el hábito de pedir prestado siempre y también que siempre pagues a tiempo. Pero al mismo tiempo, ten en cuenta que si no has pedido prestado ni has pagado nada entonces esto significa que literalmente no tienes puntuación crediticia y para los bancos también será difícil evaluar tus capacidades de pago.

 Ya debes demasiado

Un salario decente no te ayudará si la mayoría de él se va en el pago de tus deudas existentes. Un banco generalmente calcula cuánto afectará tu vida diaria el préstamo que pidas. Tiene un límite determinado de lo que es una cantidad recomendable para que la gente pueda vivir. Si los préstamos comienzan a afectar esa cantidad, tal vez no te den otro. Entonces, incluso si ganas mucho pero tienes préstamos anteriores sin pagar eso todavía afecta tus finanzas y es fácil que el banco te rechace. Intenta minimizar tu deuda antes de solicitar un nuevo préstamo. Las personas con frecuencia piden préstamos online y esas cantidades casi siempre son pequeñas. Pero las pagan antes de ir al banco para solicitar un nuevo préstamo. 

No tienes ninguna garantía

Algunos préstamos – una hipoteca por ejemplo – usualmente requieren una garantía. ¿Qué es una garantía? Es algo que ayuda a asegurar el préstamo y minimiza el riesgo del banco al dar el dinero. Si no puedes pagar el préstamo, la entidad financiera tiene el derecho de vender, lo que sea que hayas acordado como garantía, para recibir su dinero de vuelta. La garantía puede ser una propiedad, carros, inversiones, cuentas de efectivo. Lo más común son las propiedades, en especial cuando estás solicitando una hipoteca.

Si no tienes nada para respaldar tu préstamo, el banco puede negártelo. A veces una cuota inicial resuelve este problema.

El tamaño del préstamo no se justifica

Cuando estás solicitando un préstamo por un motivo específico – para comprar una casa, por ejemplo, la cantidad debe justificarse. Generalmente los bancos quieren una evaluación profesional de la propiedad para ver si el precio es lo que en realidad vale la propiedad. Puede haber casos en los que la gente obtiene una gran cantidad por un apartamento que vale mucho menos, y simplemente usan el resto para otros fines. Usualmente es dinero fácil ya que las tasas de interés para hipotecas están a la baja. Para evitar trucos como esos, los bancos siempre revisan si el valor actual de la propiedad es el mismo solicitado para el préstamo.

¿Qué puedes hacer para aumentar tus posibilidades de recibir un préstamo?

Revisa tu historial crediticio dos veces. Los errores son más comunes de lo que crees así que vale la pena buscarlos. Quizás algunos números que no tienen sentido están ahí por error. 

Sé razonable sobre la cantidad que necesitas. ¿Podrías arreglártelas con menos? Piensa en tu futuro – puede haber obligaciones financieras inesperadas. No querrás que una gran parte de tus ingresos sean consumidos por el pago de un préstamo. Además, una cantidad pequeña parecerá más razonable para un banco.

Piensa en tu promedio de deudas-ingresos antes de hacer la solicitud – sé realista sobre cuánto dinero necesitas para gastos cotidianos básicos.

Si aun así tienes problemas para recibir un préstamo de un banco, por qué no consideras un préstamo personal de instituciones independientes. Los préstamos personales o préstamos online son una manera flexible de obtener la cantidad que necesitas y tienen condiciones de pago que te convienen más.

Credy trabaja con los socios más confiables y reconocidos del mercado. La empresa intermedia préstamos online y encontrará una solución adecuada para cada situación particular del cliente.

El proceso de solicitud en sí es sencillo y rápido. Solamente tienes que proporcionar tu nombre, número de identificación personal, correo electrónico y número telefónico. Después de hacer la solicitud, Credy te contactará enseguida con las ofertas y puedes elegir la más idónea para ti. Cuando hayas confirmado la oferta, el dinero será transferido a tu cuenta al poco tiempo.

¿Estás listo para obtener tu préstamo al instante?

¡Consigue tu dinero ya!